BODEGA LAS VIRTUDES

Acceso a tienda

Nuestra tienda vende bebidas alcohólicas, debes ser mayor de 18 años para entrar.

Image Alt

Patrimonio Monastrell

Vinos autóctonos

Patrimonio Monastrell

En Bodega Las Virtudes, sabemos que nuestro tesoro más preciado son nuestros viticultores.
Con su trabajo y experiencia, que en algunos casos se remonta a siglos de tradición familiar,
han mantenido viva una variedad de uva y un modo de cultivo que, donde permanece,
ha demostrado ser muy sostenible para nuestro entorno.

 

Nuestro patrimonio es el cultivo en vaso, secano, en suelos austeros con rendimientos bajos,
pero de excepcional resultado. La monastrell es una cepa que mantiene el paisaje de estas tierras,
que mezcla las ariscas montañas mediterráneas de Alicante con la suavidad del llano manchego.

Trabajamos con 150 hectáreas repartidas en este cruce de caminos y pueblos que forma el término de Villena. Sólo 24 de nuestros socios viticultores forman parte de este proyecto debido a las exigencias cualitativas de la uva, y el proceso de control de campo se extiende todo el año.

 

Por todo ello, nuestra producción es limitada. Hemos implementado un sistema propio de cultivo, controlando todo el proceso, seleccionado las cosechas, y así, finalmente, pudo ver la luz Patojo 2015, el primero de los vinos de nuestro Patrimonio Monastrell.

Patojo - Ecológico

Patojo es el primer vino de Patrimonio Monastrell. Es un vino de paraje, conectado con el paisaje. Es el topónimo de la finca de donde proceden las uvas. La partida se ubica en la frontera con la Región de Murcia, linde de los términos de Yecla y Villena.

 

Vendimiamos ya empezado octubre, de cultivo ecológico, tierras tradicionalmente destinadas a los secanos por su humilde composición, que resultan óptimas para el difícil cultivo de la monastrell. Patojo tiene su origen en bancales de fondo calcáreo y abundante arena salpicada con algo de tosca caliza de tamaño pequeño. Aquí la planta profundiza sus raíces en este suelo blando y encuentra la frescura necesaria para soportar su larga maduración. Este manto semiárido confiere al vino mineralidad y brillantez. Conseguimos un monastrell de alta expresión. Bien definido, equilibrado y con una estructura compleja. Cultivo ecológico riguroso combinado con el saber hacer de nuestros socios, viticultores de tradición.

Casa Ritas

Casa Ritas supone la consolidación y el avance del proyecto Patrimonio Monastrell. Es un vino joven, que vio la luz en mayo de 2016. Proviene de un par de viñedos situados en la partida rural de la Hoya Hermosa. Es un enclave donde la tradición vitícola se remonta a siglos y donde la naturaleza y el método de cultivo tradicional se funden en un solo ecosistema, un mismo paisaje, un pequeño tesoro que demuestra que todavía existe el interior mediterráneo.

 

Monastrell redondo y con un fresco fondo balsámico dibujado por los romeros, tomillos y carrascas que rodean las viñas donde se crían las uvas, a las faldas de la Sierra de Salinas.

La Variedad

La monastrell es una variedad con siglos de presencia en la Península Ibérica y gran arraigo en Alicante. Actualmente, contamos con unas 590 hectáreas de esta variedad, lo que supone cerca del 60% de nuestra superficie de cultivo.

 

Fue probablemente introducida por los fenicios en torno al 500 a.C. y se extendió por el litoral mediterráneo hasta el sur de Francia, donde llegó a cultivarse ampliamente después del s.XVI, para más tarde traspasar continentes. Sus plantaciones más significativas fuera de Europa se encuentran en Australia y California.

 

Debido a su antigüedad ha recibido multitud de nombres. En España es conocida como monastrell, pero también como vemeta, morastell o morrastrell. A nivel internacional se la conoce principalmente como mataró o muvedre, aunque existen cerca de 100 sinónimos que la identifican.

 

Su sabor puede variar bastante dependiendo de la zona. Lo que diferencia a la monastrell alicantina de la de otras comarcas es su mayor frescura y versatilidad a la hora de combinarla con otras variedades, gracias al suelo y las condiciones climáticas. La monastrell es una una superviviente, es muy resistente a la sequía y soporta extremas condiciones climáticas y orográficas, por esta razón es la que mejor se adapta al clima mediterráneo continentalizado, de pocas lluvias y temperaturas extremas en verano e invierno.

 

En Villena ha sido siempre mayoritaria, combinando su cultivo con el de la tintorera y la verdil en cuanto a variedades blancas. Tradicionalmente se comercializaba a granel, para mejorar vinos de Francia y La Rioja, y solo se embotellaba para la elaboración de Fondillón. Es de hecho la única uva con la que se puede elaborar Fondillón de Alicante, que, como bien es sabido, es un vino considerado hoy en día casi ceremonial, un tesoro que espera a ser redescubierto por el gran público.

Aunque durante décadas no estuvo valorada como se merecía, la variedad monastrell se encuentra hoy en día más viva que nunca. En España es la cuarta variedad en cuanto a superficie de cultivo; en Australia y California es actualmente la variedad de la que más viñedos nuevos se están plantando.

 

Se ha demostrado que produce vinos que soportan la crianza en madera de manera excepcional.